Tras una cata acogedora y divertida en la Vinoteca El Lugar del Vino en Rivas Vaciamadrid, a última hora entra un cliente a por un vino Rosé. Al segundo, 3 clientes se levantan al unísono clamando: “¡El Rosé Peregrino!. ¡El Peregrino!.”

¿Tendrá que ver algo la pasión, el orgullo de marca, y saber contar anécdotas de manera interactiva de los comerciales de Bodegas Gordonzello?. Gracias, Toño Morán. Orgulloso de comprobar como se garantiza una Experiencia de Cliente excepcional con Habilidades Interpersonales.